Estas sustancias pueden estar dañando la piel de tus hijos

¿A quién no le gusta besar la pancita de un bebé y “comérselo” a besos como si fuese un marshmallow?

La piel de los niños cuenta con aquella suavidad que todos los viejos envidiamos, su epidermis es mucho más sutil que la de los adultos gracias a que sus glándulas sudoríparas y sebáceas son menos activas. Pero esta característica (que se va perdiendo a medida vamos creciendo) provoca también que la piel de nuestros bebes sea más delicada y esté mucho más expuesta que la nuestra a agresiones y peligros provenientes del medio ambiente y peor aún, a ingredientes no tan positivos escondidos en productos que usamos a diario sobre la piel de nuestro bebé como cremitas, talcos, bloqueadores solares, shampoo y espumas para el baño que pueden contener altos niveles de sustancias tóxicas como el ftalatos, parabenos y petroquímicos.

Por esto, es esencial que a la hora de elegir un set de productos de higiene y cuidado de un niño optes por productos libres de tóxicos, naturales. Son particularmente eficaces, según el Environmental Working Group(*), utilizar aceites naturales y orgánicos como el olio de Almendras, Coco, Caléndula y Jojoba, al igual que cremas o mantecas a base de frutos altos en antioxidantes como el Maqui y la Rosa Mosqueta.

Después del baño, un masaje delicado aplicando una suave capa de manto protector sobre la piel húmeda de tu hijo e incluso sobre la piel de un adulto, permite que ésta se mantenga sana, protegida e hidratada, lista para caer en los brazos de Morfeo.


Compartir esta publicación


Dejar un comentario